Un insulto a Francia

francia

Con fecha 14 de septiembre del 2016 salió publicado en el diario La Prensa un artículo cuya autoría responde al señor Alvaro Tomas y que lleva por título ” Libertad, igualdad, fraternidad” Creo que todos tenemos el derecho a expresarnos, a dar nuestra opinión sobre un asunto o situación. El señor Tomas lo hizo, enhorabuena. Soy de la opinión que existe una diferencia entre gobierno y desgobierno, entre lo correcto y lo incorrecto, entre tener verguenza y ser un sinverguenza. Todo gobierno tiene la capacidad y los mecanismos para hacer que sus gobernados hagan lo que es correcto, pero cuando permite por los motivos que sean (en Panamá sobran los motivos)  lo que no es correcto, entonces no solo es un desgobierno sino un sinverguenza. Como nos ven otros países es reflejo de lo que hemos sembrado. La ecuación es simple, sencilla, si siembras maleantería cosechas maleantes y lo peor de todo, es que entonces nos miran y nos tratan como tales.  La carta que sigue, fue enviada al periódico La Prensa solicitando su publicación, la misma, aparentemente, debió quedar perdida en algun escritorio, o tal vez no, usted que piensa.

Con el derecho que se tiene de expresar nuetras opininiones, les envió la mia respecto a un artículo publicado en su diario bajo la autoría del abogado Alvaro Tomas y que lleva por título: Libertad, Igualidad y Fraternidad. Espero le den un espacio en su muy leído diario.

Primeramente señor Tomas, para que un pais sea humillado, esté en boca de muchos y sea verguenza pública, no necesita ayuda de nadie. Es su propia gente la que permite esto, lo permite por lo que hace, cómo lo hace y el propósito por el que lo hace.

 Francia al igual que otros países de Europa, fueron ejemplo de heroismo durante la Segunda Guerra Mundia. Durante este período, Francia perdió a muchos de los suyos, hombres y mujeres torturados y ejecutados bajo el nazismo. Quiero pensar que usted no usa el termino de “hazañas heroicas de los gabachos” de manera despectiva, le doy la ventaja de la duda. Le recomiendo se lea Arde Paris de Dominique La Pierre y Larry Collins, La Batalla de Francia de Alistair Horne.

 Estoy seguro que de haber usted estado presente, bajo las mismas circunstancias, ya sea con el poderío del ejército nazi cruzando la frontera francesa o ya en la Francia ocupada por el nazismo, usted hubiera sido muy valiente. Me recuerda a un famoso general del patio que blandiendo machete en mano retó a su enemigo, por supuesto rodeado de lambones y serviles, más cuando el primer soldado extranjero puso pie en suelo nuestro, le faltaron piernas para correr.

 Lo que cada país haga con sus recursos de producción o de servicios es asunto de cada país, el problema es cuando se termina en boca de todos porque internamente no hemos hecho nuestro trabajo de fiscalización. En el caso de Panamá, es evidente, a menos que usted viva en otro planeta, que cuando se gobierna y se hace negocio entre amigos, cofrades y compinches, no existen regulaciones ni fiscalizaciones. Entonces, nos guste o no, abrimos la puerta para que venga otro a trapearnos el patio.

 Finalmente, es lamentable su analogía al final del escrito, utilizar comparaciones es buscar una excusa, una razón, una justificación para hacer ver las acciones nuestras como país, menos malas. Verdaderamente lamentable.