El Compañero Fidel….

Libros de mi colección.

Libros de mi colección.

No hay duda que la muerte del “Compañero Fidel” ha sido noticia. Toda clase de información atiborra las medios de comunicación, en su mayoría, exaltando las bondades del finado. Y si de ponerle título a alguna pelicula se tratara, como estoy seguro YA alguien la tiene en mente, la misma probablemente se llamara: Fidel el segundo Jesus. Y es que el finado, según adoradores hizo de su “revolución” y de Cuba un sueño de país, la razón de ser de un Estado, el mejor país del mundo para vivir.

Se habla de miles de médicos, la mejor educación, misiones de ayuda por el mundo, cero desnutrición, nadie duerme en la calle, vacunas para el cáncer, VIH, no hay robos, etc….etc….etc… El mundo ideal, todo es felicidad.

Soy un convencido que cada quien cree lo que quiere creer, pero la pregunta siempre sigue siendo la misma, si todo es TAN fantástico, por qué miles y miles tratan de salir de Cuba, incluso pasando por nuestro país, Panamá, para llegar a Estados Unidos y realizar el tan deseado “sueño americano”. Y miren que pongo sueño americano en comillas, porque el tal sueño, no existe.

Que la forma de gobierno en Cuba sea llamada revolución socialista, comunismo, marxismo, es irrelevante porque hay una realidad tal y cual la expresa John Dos Pasos cuando dice: “El marxismo no sólo ha fallado en promover la libertad humana, también ha fallado en producir comida”. Yo me pregunto: de que vale tener miles de profesionales si vives con el estomago vacio.

Ah Fidel! El hijo, el padre, el amigo, el compañero, el heroe, lider. Por qué no le preguntan a los miles de cubanos que terminaron en las cárceles por disentir con la llamada “revolución” que piensan. A los miles de familiares de los que murieron asesinados, fusilados, torturados, que piensan, a los que perdieron todo, propiedades, fortuna mucha o poca, reputación siendo tildados de “gusanos” y expatriados sin derecho a llevar nada, absolutamente nada. Ah Fidel! Cuantas palabras se me vienen a la mente para llamarte.

De que Fidel era único, seguro que si, de que Raúl es único, seguro que si, de que Camilo Cienfuegos era único, seguro que si (nunca se aclaro su muerte, habría que haberle preguntado a los hermanos Castro) de que el Che era único, seguro que si. Parece ser que olvidamos que TODOS somos únicos, pero el ser único no te da derecho a convertir a un pueblo en esclavo. Estoy seguro apareceran los adoradores de Fidel, de Raúl, esos que piensan con “la izquierda” pero quieren que les paguen con lo mejor de “la derecha” el dolar americano.

Creanme que los he leido todos, desde Sierra Maestra hasta la muerte del Che, y no tengo ningún problema en decir lo siguiente: el fracaso más grande de la humanidad: el comunismo, el engaño, la mentira más grande a la humanidad, la llamada “revolución cubana”

Decía uno de los nuestros, Omar Torrijos, otro adorador de los Castro, lo siguiente: “Avanzar un centímetro en el camino correcto, es más importante que avanzar kilómetros en el camino equivocado”. La gran pregunta es ¿Cual es el camino correcto?

Pero tal vez más relevante, es lo que decía Eudocio Ravines en su libro “La Gran Estafa”. “O las dictaduras de América Latina dejan libre paso a una vida democrática y decente, o la vasta y tenebrosa campaña sociética minará la entraña misma de América y abrirá brechas que, si son cerradas más tarde, han de serlo sólo con montañas y torrentes de vida jóvenes, y en horas de angustia suprema para el mundo libre. La eficacia de la lucha contra el gran peligro reside en gran parte en que las dictaduras demagógicas o viólentas, civiles o militares, sean barridas de la faz de este hemisfero y la democracia formal se convierta en democracia real. Entonces, los pueblos comprenderán la tajante disyuntiva: o democracia o comunismo”.

Y usted mi querido “compañero, camarada” ¿Qué piensa?

Libros de mi colección.

Libros de mi colección.